viernes, 22 de julio de 2011

Algo para meditar

Hay que volar alto para arañar el techo de nuestras cloacas.

3 comentarios:

Alma en el verso dijo...

Un motivo de reflexión crudo y desnudo... Es un auténtico placer encontrarte de nuevo en tu blog y volver a leer algo tuyo.
Un abrazo

AngelesR.D dijo...

no importa cuánto volemos, nunca veremos el cielo? =S

José Manuel Román dijo...

Gracias por vuestros comentarios. En estas frases reflexiono sobre el esfuerzo contínuo que es necesario hacer para conseguir un mínimo de calidad en todo lo que hacemos, en lo personal y en lo profesional. Cuando creo haber realizado un buen trabajo, acudo a estas frases para no olvidar que siempre se puede (y se debe) hacer mejor.

Saludos!